miércoles, 8 de junio de 2011

Manos levantás

Oía hablar al Loco el otro día. No al Gati, sino al feo, fuerte y formal.

Se quejaba de que no había una banda sonora para las revueltas de esta primavera. Me encanta el Loco, pero me da que, como tantos de nuestra generación, está en otras guerras. Por poco que te informes sobre las revueltas de la primavera árabe, ves que música no ha faltado. Sólo un ejemplo: El general


Cada persona es distinta y cada una tiene su banda sonora. Estoy segura de que hay grupos naciendo ahora mismo, pero a falta de la perspectiva del tiempo, la música que ahora mismo mejor refleja el espíritu de las plazas llenas de gente con las manos levantás es la de Macaco. Su último disco, el Vecindario, te hace venir ganas de instalarte en el Raval. Qué gusto ver a un artista que triunfa comercialmente y aprovecha el tirón para colaborar con artistas como Ximena Xariñana, Jorge Drexler, Manolo García o Estopa. Por este disco le perdono la rallada del Moving hasta en la sopa.

Porque el espíritu de las plazas es el espíritu de la red. Porque solos no tenemos sentido, pero juntos podemos con cualquier cosa.

En las plazas, en los blogs, en facebook, en twitter o en la red de mañana. Seguiremos


7 comentarios:

Jei dijo...

me gusta(s) mucho :)

kutxi dijo...

No puedo con Loquillo. Y la canción de Macaco se debería haber llamado Mobbing. Pero me alegra leerte. ;D

Norma dijo...

Aich!! :)

Pues sí, un nombre mucho más adecuado XDDD

dalr dijo...

Creo que al final, de toda esta movida, lo que van a quedar van a ser un mogollón de posts buenrolleros que cuando los leamos de ancianitos nos harán preguntarnos... ¿y en qué leches quedó todo esto? O no... :P

Pinda dijo...

yo todavía no puedo perdonarle esa canción... creo que me dejo las pocas neuronas que me quedaban dañadas irremediablemente, xDD

Pinda dijo...

*dejó, of course :P

Norma dijo...

Mobbing neuronal! Estará tipificado como crimen contra la humanidad, espero. En la celda de al lado estarían Baute y Marta Sánchez, seguro :P

Bueno, pues si ha servido para sacudirnos el lastre de malrollismo y pesimismo derrotista ni que sea por un rato, ya habrá merecido la pena :)