sábado, 17 de abril de 2010

In the air

Tanto trabajo de tanta gente de tantos meses... en el aire, hecho cenizas



lunes, 5 de abril de 2010

Semana Santa 2010

Prometí hacer recuento de bajas. Muchas neuronas sucumbieron en los últimos combates. Las tropas estaban castigadas física y psíquicamente, pero llegamos a la fecha. Durante los primeros días, la recuperación era tan lenta, que llegué a temer que no iba a tener tiempo de recuperarme para afrontar el cuatrimestre siguiente. Pero cada día un poquito más entera. Comer, dormir y ver cosas chulas ayuda mucho. Como he anotado en la cartelera: The Opera Show, Invictus y El concierto en una semana. Excelente cosecha! :)

No os perdáis El concierto. Maravillosa. Los que disfrutaron con Malditos Bastardos, tendrán el placer de reencontrarse con la actriz Valerie Laurent, que para algunos siempre será Soshaná.


Y un día para salir de la ciudad. Fuimos a Roda de Isábena. El día, gris, no acompañó mucho. Las vista desde Roda, espectacular en un día despejado, siempre ayuda a expandir el alma.

Y si los espectáculos han enriquecido los días, los libros han hecho crecer un poco el alma, que falta hace para luchar contra rutina, burocracia y otros dragones. Empecé la semana santa con La soledad de los números primos, una delicia de novela, absolutamente recomendable. Lo regalé el año pasado por Sant Jordi y hasta ahora no había podido hincarle el diente. Unos personajes rotos, pero que despiertan una gran ternura y solidaridad.

Y si hace una semana habría dicho que era un libro fuertecito, impactante, hoy ya no puedo, porque voy por la mitad de Los girasoles ciegos. Me lo recomendó hace un año Silvia Querini. Ya eso sólo es una recomendación mayor que cualquier cosa que pueda decir. Pero es que esto no es literatura, es vida en estado puro, la vida que se niega a dejarse morir, es un puñetazo en las entrañas a cada frase, es la victoria de la derrota... Nada de lo que pueda decir se acerca ni de lejos a lo que es este libro. He tenido que dejarlo, llorando, varias veces, pero pienso acompañar a sus protagonistas hasta el final. La película se basa en el cuarto relato. No he llegado aún.


Alguna cena con amigos, sufrir un poco con De la Rosa y Alonso, alegrarse con Alguersuari, cristales limpios, reunión familiar el último día para contarse las vacaciones y compartir mona, y listos para la lucha.

Algún día conseguiré que ir a trabajar vuelva a ser una fiesta y no una guerra, pero de momento, tropas en estado de revista!!